• Inicio
  • Publicaciones
  • Obras completas de Lisímaco Chavarría Palma del Doctor Francisco Rodríguez Cascante. Reseña de José Ángel Vargas Vargas

Obras completas de Lisímaco Chavarría Palma del Doctor Francisco Rodríguez Cascante. Reseña de José Ángel Vargas Vargas

 

 

En el 2013, la Editorial Universidad de Costa Rica publicó en dos tomos las Obras completas de Lisímaco Chavarría Palma, cuya edición estuvo a cargo del Doctor Francisco Rodríguez Cascante, reconocido crítico e historiador de la literatura costarricense.

Este libro representa un aporte sustantivo a la cultura y a las letras costarricenses, ya que logra reunir la obra completa de Lisímaco Chavarría Palma, incorporando textos poéticos, narraciones y ensayos dispersos en fuentes de difícil localización y acceso. Este hecho resulta fundamental para conformar una visión crítica y analítica de toda su producción textual, hasta la fecha interpretada de forma parcial y ambigua, ya que se ha basado principalmente en referencias biográficas y en apreciaciones estilísticas poco precisas, sin el rigor de criterios historiográficos que apuntan hacia una visión más plural y dialógica de la literatura.

Historiadores de la literatura costarricense como Abelardo Bonilla, Rogelio Sotela, Alfonso Chase y Luis Ferrero, entre otros, a pesar de concederle a Lisímaco Chavarría un importante lugar en las letras nacionales e hispanoamericanas, no logran profundizar en sus obras y expresan juicios que tienden a resaltar el colorido, la sencillez y el carácter personal de la poesía de este autor, incluso considerándolo como un tímido imitador de Díaz Mirón y Salvador Medina. También enfatizan que la poesía de Lisímaco carece de una base cultural sólida y de evolución técnica, sin que hayan argumentado lo suficiente para demostrar esta afirmación.

Con este libro, Francisco Rodríguez cita, revisa y cuestiona lo señalado por la crítica anterior y se preocupa por lograr una crítica exhaustiva y rigurosa, ya que trasciende las afirmaciones simplistas o absolutas y se encarga de analizar los procesos culturales de los que participa Lisímaco, en sus diversas facetas y codificaciones. Este proceso lo resume muy bien el propio Rodríguez al apuntar que Lisímaco “[…] establece densos procesos de hibridación cultural, lo que le permite a su escritura asumir diversos tránsitos: de lo local a lo internacional, de los espacios íntimos a las objetivaciones profundas, de los paisajes campesinos a los simbolismos cromáticos, de las alegrías prístinas a la tragedia de su propia muerte. Y en el ámbito de las estructuras poéticas, significa la incorporación de los lenguajes fatuos del romanticismo y el modernismo, pero también de la oralidad popular y las costumbres vernáculas” (cuarta portada).

Esta edición recupera y actualiza la producción literaria de Lisímaco y lo presenta como el creador de una obra profundamente original, en la que se evidencia su capacidad de expresión del mundo externo y subjetivo en una obra de vasta densidad temática y heterogeneidad, producto una lectura deconstructiva y una reescritura de los códigos románticos, modernistas y costumbristas, lo que permite a Lisímaco dar una respuesta propia y genuina al contexto literario, cultural, educativo y político de su época y marcar nuevas orientaciones en el desarrollo de la poesía costarricense.

 

Este libro de Francisco Rodríguez destaca además por los siguientes aportes:

  • La acusiosidad del investigador se ve reflejada en la exhaustividad y en la búsqueda y exploración de fuentes de diversa índole. Hay un esfuerzo muy claro por atender todos los detalles vinculados a la personalidad y obra de Lisímaco, con la precisión de un historiador que pretende el dato certero. Por ello la obra supera toda crítica anterior y tiene la virtud de sugerir nuevos espacios para la investigación. Este trabajo cuidadoso también le ha permitido a Rodríguez conformar una visión más científica de la obra de Lisímaco, conocerlo en su dimensión humana y mítica e insertarlo con suficiente rigor en el ámbito de las letras nacionales y de San Ramón, su pueblo natal.

 

  • El sólido fundamento teórico historiográfico. A pesar de que se trata en este momento de un trabajo pensado inicialmente como recopilación y edición, la perspectiva crítica asumida por el autor representa una nueva forma de realizar historiografía literaria, pues frente a las categorías tradicionales de época, generación, movimiento literario y referencialidad geográfica, el estudio introductorio y las obras reunidas constituyen núcleos generadores de múltiples relaciones contradictorias y heterogéneas, muy características de la hibridación cultural que atraviesa las obras de Lisímaco. En definitiva, estas Obras completas dan cuenta de la orientación que Rodríguez como crítico e investigador ha venido siguiendo en los últimos años y que puede resumirse como el paso de una perspectiva archivística de la historia literaria a una concepción hipertextual. No se limita a buscar códigos definidos y monológicos, sino más bien de encontrar el haz de relaciones posibles generadas a partir de los textos y los contextos y determinar qué tipo de sociedad edifica y expresa metafóricamente el autor.

 

  • Este libro constituye un legado importante de Francisco Rodríguez Cascante que suministra los materiales para iniciar nuevas investigaciones que podrán abordar tanto al poeta como su obra desde perspectivas teóricas suficientes para explicar los procesos literarios y culturales del país a finales del siglo diecinueve y principios del siglo veinte.

Destaca por ser una edición crítica ejemplar que puede servir de modelo para futuras ediciones de la misma índole, en la que los fines y la metodología utilizada conducen a un asedio a las temáticas claves para comprender la obra de determinados autores.

 

José Ángel Vargas Vargas

Profesor catedrático de la Universidad de Costa Rica

 

Filología y Lingüística 40 (1): 257-274, 2014

ISS N: 0377-628X

(Ed.)]. San José: Editorial Universidad de Costa Rica, 2013, Tomo I, 549 páginas;

Tomo II, 605 páginas

Descargar artículo original